Dictaduras, internet y el iPod-Liberalismo

Evgeny Morozov pensaba que el uso de la tecnología y los nuevos medios ayudaría a su natal Bielorusia a ser más democrática. Pero cuando se enfrentó a la realidad abandonó la ONG en que trabajaba y empezó a investigar una tesis impopular: internet no es la gran herramienta para combatir a los gobiernos tiránicos, y al contrario, ayuda a las dictaduras a ser más efectivas.

Esa es una herejía, y tengo debilidad por las herejías.

green-twitter.jpg

¿Recuerdan la famosa revolución twitter en Irán? Para una dictadura, permitir las redes sociales es una gran oportunidad de obtener información de inteligencia. Antes la KGB torturaba gente para saber quienes pertenecían a una organización, o cómo se coordinaban, ahora no hay necesidad, ¡todo está en facebook!, ¿quien necesita agentes de seguridad y torturadores?

Supongo que si las redes sociales entregan a los servicios de seguridad lo que necesitan, con los nuevos servicios de geo-referenciación (como 4square) esto agentes de lentes oscuros estarán babeando.

Los argumentos de Morozov se encuentran expuestos en este video de TED.

Morozov cuestiona la idea de que introducir tecnología en las sociedades oprimidas terminará por derrocar a las dictaduras. A esto el lo llama el iPod-liberalismo, “la gente que ama sus iPods termina siendo liberal y democrática", lo que es una soberana estupidez, pero hay gente que lo cree, así que es bueno explicitar los errores de este tipo de pensamiento.

El problema es confundir la intención con el verdadero uso de la tecnología.

Por cada “ nativo digital” que se manifiesta hay dos que se encuentran atrapados en World of Warcraft. Internet es usado principalmente para el ciber hedonismo, y esto es algo que hay que asumir, y agregar al análisis.

La verdad es que varios gobiernos han logrado dominar la amenaza de internet, mediante un mecanismo que Morozov llama spiniternet, la combinación de spin + internet, es decir, dar vuelta la situación y convertir la amenaza en una oportunidad.

Las dictaduras en vez de bloquear a los blogs o wikis, le pagan a gente para que comente o posteé comentarios en esos mismos blogs. Cuando alguien acusa al regimen, un bloguero se encarga de acusarlo de agente de la CIA!

Vean el caso de Chavez, en algún momento parecía que iba a censurar a Twitter, y que hizo? Se creó una cuenta y ahora tiene sobre 500.000 seguidores, pero no faltará el idealista que sueñe que esto le hace daño a su dictadura.

Internet y la tecnología no son una amenaza para los gobiernos opresivos, una dictadura astuta da vuelta las posibles amenazas de internet y las aprovecha en su favor, ¿cómo? Vean el video de Morozov:

(como siempre, hay sub títulos en español).

Las ideas de Morozov no son populares, conozco muchos ciber utópicos  que creen que desde sus teclados, o haciendo click en el mouse están haciendo una revolución, haciendo ciudadanía, y activismo (hasta le dan lindos nombres, como activismo digita o, ciber activismo). La verdad es que eso es un engaño, es activismo virtual (virtual significa que en realidad no existe). Les sugiero constrastar las ideas de Morozov con el desafío del nuevo ludita.

Todo esto que aplican las dictaduras también puede ser usado efectivamente en nuestras “democracias participativas”.

Los políticos se están dando cuenta de estas cosas, y usan las redes sociales para explotar y mantener el inmovilismo de los ciudadanos, hacerlos creer que participan, dejarlos postear en sus blogs o foros, o invitar a sus followers a participar con sus clicks y visitas. Esto genera un grado de legitimidad del político, y deja a los ciber ciudadanos tranquilos tras sus pantallas. Todos creen que están participando, cuando en realidad lo que construyen una democracia virtual (ya saben, una democracía que en realidad no existe).

¿Llegará internet a ser el nuevo opio del pueblo?

(imágen TwitterIsForGreen tomada desde flickr)

¿Te gustó?


Autor

Ingeniero, autor, emprendedor y ejecutivo chileno. Apasionado programador.

comments powered by Disqus
Siguiente
Anterior

Relacionado