software

¿De que deuda me hablan?

¿Se imaginan tener que agregarle un nuevo dormitorio, y un jacuzzi al baño, a cada departamento de un edificio de 24 pisos, todo durante un fin de semana, y con los inquilinos dentro? Hace unos meses atrás hablé con ex profesor auxiliar de ingeniería de software, en una universidad tradicional. En esa ocasión me mostró un examen, donde se les pedía a los alumnos comentar la afirmación del Chaos Report sobre la alta tasa de fracaso de los proyectos de software.

Un programa para enseñar matemáticas

Una vez mi amigo Pepe Flores dijo “los periodistas son científicos natos que vieron cortadas sus alas en las matemáticas del 5to básico” (*), esta es una frase que merece una reflexión más profunda, porque realmente hay que preguntarse que es lo que pasa que en quinto básico se pierden tantos talentos, desviándose hacia el lado oscuro 😉. Fuera de bromas, parece que algo pasa en nuestra educación que mucha gente queda espantada con las matemáticas de por vida, estoy de acuerdo con Pepe, y he escuchado a otros decir, que el quinto básico es un punto crítico.

El valor de propiedad intelectual del software

Es claro que no es lo mismo valor que costo, y sin embargo en la industria del software cuando se habla del valor del software sólo se consideran los costos de producirlo, pero poco se habla de los beneficios obtenidos por usar el software. Cuando se trata de evaluar nuestros productos, los desarrolladores de software dejamos que sean los economistas, abogados, distribuidores y otros los que definan cuanto vale nuestro producto.

Plagio de Software

Leo en un conocido blog el siguiente párrafo: “Cuando un programador escribe un bloque de código está creando una receta para conseguir un resultado concreto. Hay un número limitado de caminos para llegar al mismo sitio, algunos más rápidos y elegantes que otros. Dicen que el código perfecto es aquel al que no se le puede añadir ni quitar nada. Si consideramos la naturaleza misma de los lenguajes de programación, cuanto más perfecto sea ese código, más posiblidades hay de que otro programador con el mismo propósito y el mismo talento llegue a la misma conclusión.

El Software como herramienta

Habilitar a significa “hacer a alguien o algo hábil, apto o capaz para una cosa determinada”. Las herramientas habilitan. Personalmente no puedo “clavar un clavo” sin un martillo, aunque he visto personas usar sus puños desnudos para hacer esto. El martillo me habilita para una capacidad que mi mano no tiene (ni pretende tener 😉 Lo mismo las tijeras, aunque puedo cortar papel con los dedos, probablemente no podré cortar tan fácilmente un pedazo de tela, y además el corte me saldrá mejor con esta herramienta.

Desarrollar software es como hacer una película

Arte+Técnica+Logística Al igual que en el desarrollo de un filme, cuando construimos software tenemos una etapa de Pre-Producción, donde elaboramos el guión, esto es equivalente a la etapa de análisis de requerimientos y diseño. Luego viene la etapa de producción, que es cuando todo el equipo bajo la guia del director se preocupa de filmar las escenas y secuencias de la película. En desarrollo de software hacemos lo mismo, el jefe de proyecto coordina al equipo de programadores.

No puedes proteger el software

Si escribes un programa, e implementas algún mecanismo de protección, siempre es posible alterar el programa para que se salte tu mecanismo de protección. Aunque tu programa esté compilado en código de máquina, e incluso ofuscado (si usas una máquina virtual), con el tiempo y los recursos adecuados siempre es posible romper cualquier mecanismo de protección (un crack).

Leibniz y la simplicidad de las leyes de la naturaleza

Sans les mathématiques on ne pénètre point au fond de la philosophie. Sans la philosophie on ne pénètre point au fond des mathématiques. Sans les deux on ne pénètre au fond de rien. – Leibniz (Sin las matemáticas no podemos penetrar en profundidad en la filosofía. Sin la filosofía no podemos penetrar en profundidad en las matemáticas. Sin ambas no podemos penetrar profundamente en nada.) Guiados por el matemático Gregory Chaitin, nos aventuraremos en las ideas de complejidad gran filósofo y matemático Gotfried Leibniz.