series

Jugar bien sus cartas

Me gusta Netflix. No me gusta la TV, quiero decir la televisión pública actual, hace rato que no la veo, y yo era un verdadero “tevito”, pero hace tiempo que me aburrió con sus realities y sus pésimos noticiarios. Crecí en los setenta, donde la televisión significaba, al menos en Chile, series yankis como Star Trek, El Hombre Nuclear, Bonanza, y “Tardes de Cine”, con películas de Abbot y Costello o de Dean Martin con Jerry Lewis, pero de vez en cuando algún clásico del cine de terror, como la Momia con Boris Karloff, o Drácula con Bela Lugosi.