política

Hackers del 5 de octubre - 25 años

Es una cosa curiosa pero, resulta que ahora todos los chilenos que vivieron en aquella época votaron por el No, así que no se que gracia tiene esta historia que publiqué hace unos años atrás, pero por lo menos el año pasado fue recordada por los alumnos del departamento de computación de la Universidad de Chile, como evidencia esta foto de aquel evento, donde vemos a los dos protagonistas de la historia que viene más abajo, MAZ y REM:

¿Es Buena Idea Publicar el Padrón Electoral?

Resulta que se publicó el padrón electoral chileno en conformidad con el artículo 32 de la Ley 18.556 (LEY ORGANICA CONSTITUCIONAL SOBRE SISTEMA DE INSCRIPCIONES ELECTORALES Y SERVICIO ELECTORAL). Como las últimas modificaciones de esta ley implican que se debe inscribir automáticamente a todo chileno o chilena mayor de 18 años en los registros electorales, el padrón contendrá inmediatamente los datos del RUT, Nombre Completo, Domilicio y sexo de todos ellos.

A propósito de NO, la película

Esta semana se estrena NO, La Película, que narra la historia de la campaña que logró ganar el plebiscito del 5 de octubre de 1988. Hace unos años atrás publiqué esta historia y aprovechando esta ocasión, y dado que estamos además celebrando 7 años de este blog, me pareció buena idea re publicar este post, que trata de la historia de dos jóvenes que participaron en esta histórica jornada. Así que aquí está re publicado:

La Hazaña de Anonymous

El defacement de un Sushi Bar en Puente Alto, uno de los puntos altos de la operación #OpChile2012 de Anoymous de ayer 30 de julio: ¿Cuál es el mensaje político detrás de esto?

Cardumen

“Con sentido de manada, de cardumen somos más que 6 ú 8 capitalistas” – Iván Fuentes

Harry Potter y el misterio de la hora perdida

Antiguamente uno anotaba la hora de una reunión en una agenda de papel: “9:30 día 12 de marzo, reunión de coordinación...“, llegaba el cambio de hora se ajustaba el reloj y eso era todo. La tinta no se borraba ni reescribía mágicamente dejando 10:30 en el papel, al menos no en nuestro mundo muggle. Pero cada vez tenemos más magia tecnológica en nuestro mundo, la señora J.K. Rowling nos acostumbró a pinturas que se mueven y noticias interactivas.

Los problemas de un plebiscito

Nunca atribuyas a la malicia lo que puede explicarse por la incompetencia – Napoleón Bonaparte Enzo Abbagliati (\@cadaunante) tiene mucha razón en su crítica “el plebiscito que no fue”. El entusiasmo no es excusa para hacer mal las cosas, menos si se quiere lograr un grado de legitimada para un movimiento ciudadano. Hace años participé en una de los procesos de conteo oficial, durante la que fue la elección presidencial donde resultó Eduardo Frei, y ahí pude palpar las dificultades tecnológicas y logísticas de realizar un proceso de votación, y eso que mi equipo era liderado por amigos que ya eran expertos en este tipo de actividades.

Protección y Empoderamiento

“La ética del cuidado a los ciudadanos da forma al gobierno. La asistencia requiere que el gobierno tenga dos roles entrelazados: protección y empoderamiento. La protección es más que un ejército, la policía o un cuerpo de bomberos. Significa seguridad social, control de las enfermedades y la salud pública, alimentos seguros, ayuda en los desastres, cuidados médicos, protección a los consumidores y a los trabajadores, protección ambiental. El empoderamiento por parte del gobierno está en todas partes: puentes y carreteras, de modo que puedas desplazarte a donde quieras, y donde puedas despachar tus productos.

Una respuesta ciudadana a la violencia

En este video Emiliano Salinas reflexiona sobre los 4 niveles de respuesta ciudadana ante la violencia. El paso que da la ciudadanía que en ver de asumirse como víctima de su situación pasa a hacerse responsable, participativa y que toma el futuro de su país en sus manos. El primer nivel es la negación y la apatía, es el estado de no reconocer que hay problemas. Hay que mover a la ciudadanía al segundo nivel, ese nivel es el reconocimiento, del cual surge el miedo en muchas personas.

El perdido arte del debate democrático

Me parece que uno de los problemas que tenemos como país es que hemos perdido la capacidad de debate. Pareciera que el debate se reduce a tratar de juntar la mayor cantidad de followers en Twitter con el fin de imponer una idea, o si ese espacio no es suficiente entonces arman su propia red social donde los que piensan lo mismo se dedican a publicar extensos ensayos donde se demuestra lo equivocados que están los demás.