Federico Santa María

El Rey del Azúcar

Dicen que antes de morir el Rey del Azúcar pensó en una historia de Confucio y tomó la decisión de dejar toda su fortuna para educar a los más pobres de su país. El relato quedó registrado en los papeles que dejó, y “contaba la historia de un caritativo viajero que se condolió con la pobreza de los habitantes de una isla y les obsequió pescados. Frente a este gesto, el filósofo chino dijo que había hecho mal porque con su regalo comerían un día, pero si les hubiese enseñado a pescar tendrían alimentos todos los días.