fallos

Pero con todo, fallamos

Entre tanto festejo por el rescate de los 33 mineros de Atacama, se me viene a la mente una imagen histórica. Cuando un general romano vencedor ingresaba a Roma, triunfante dirigiendo el desfile de la victoria, en su carro le acompañaba un esclavo leal, que sostenía frente a su cabeza una corona de laureles, y le recitaba al oido continuamente: “Mira tras de tí. Recuerda que sólo eres un mortal” (Respice pos te!