agilidad

El Fin de la Agilidad

(para escuchar la banda sonora de este post, haz click en este enlace) By now you should’ve somehow Realized what you gotta do – Noel Gallagher 1998 no empezó bien. El tercer disco de Oasis había sido un fiasco. Claro, es muy difícil lograr superar a Definitely Maybe y “What’sthe Story (Morning Glory)”. Ese es el problema de las estrellas fulgurantes, les cuesta repetir éxitos tras otro, deben aceptar que las cosas dejan de salir bien.

El Fin de la Agilidad

Come as you are, as you were – Kurt Cobain Recuerdo el día que Kurt Cobain murió, escuché en la radio sobre su muerte, estaba con algunos amigos y socios de la empresa en que trabajaba. Era abril de 1994, y estábamos trabajando en un proyecto para el servicio de impuestos internos.Me gustaba Nirvana, toda la onda del grunge en general, Alice in Chains, Pearl Jam, etc. Esa tarde nos impactó la noticia, porque Cobain no sólo era una estrella del rock independiente, además, era un joven como de nuestra edad.

Agilidad y Complejidad

cuándo usar metodologías ágiles Entre las afirmaciones más curiosas que he escuchado sobre agilidad, una es la que dice que las metodologías ágiles no sirven para proyectos complejos. Lo extraño de esa afirmación es que las metodologías ágiles parecen ser, según la experiencia de muchos usuarios, las que mejor lidian con la complejidad. Hay dos posibles razones que puedan explicar ese tipo de afirmaciones. La primera es que se suele confundir complejo con complicado.

Antiagil

El problema con la palabra agilidad Ya desde la Edad Media el concepto de agilidad ha generado problemas, consideremos lo que dice Santo Tomás de Aquino en su “Oración para ordenar la vida propia”1. “Señor, Dios mío, ayúdame a ser obediente sin replicar, pobre sin quejarme, casto sin corromperme, paciente sin murmuración, humilde sin fingimiento, alegre sin ser desenfrenado, maduro sin ser pesado, ágil sin ser descuidado, temeroso sin desesperarme, veraz sin doblez; que cuando haga el bien no me lo atribuya como mérito propio; que cuando corrija al prójimo no lo haga con superioridad, sino que lo edifique con la palabra y el ejemplo sin simulación.

Limitaciones

En mi timeline de Facebook aparece una referencia a una columna de opinión de Carlos Franz en el diario La Segunda El título es “eñe” y parte así: Un año no es lo mismo que un ano. Aunque a veces algunos años resulten ser como el ano, es preferible no confundir esta indispensable parte del cuerpo con un ciclo de la Tierra en torno al sol. La buena ortografía sirve, entre otras cosas, para evitar confusiones tontas o peligrosas como ésa.

Tiempos Modernos

Hay empresas, o mejor, para ser más precisos, hay gerentes, ejecutivos, empresarios, que oyen hablar de “Transformación Digital” en algún seminario y llegan a hablar con su encargado TI (CIO, CTO, Gerente de Finanzas (sí, eso sigue pasando)) y exigen que se establezca una estrategia de Transformación Digital. – ¿Y eso qué es? – No sé, ¡pero lo queremos ya! Y sin demora se recurre a las consultoras reconocidas, o a las grandes empresas de tres letras, que llegan con sus armadas de especialistas, expertos en las mejores prácticas, a ofrecer las bondades de la transformación digital (lease, venta de productos y facturación de horas de consultoría).

Comprensión de Lectura

Resulta que el modelo de cascada es quizás uno de los mayores errores de comprensión de lectura en toda la historia de la ingeniería de software. En 1970 Winston Royce escribe un paper donde, desafortunadamente, usa las palabras “grandiosa aproximación” para referirse a la siguiente figura: En realidad Winston Royce escribió este paper para criticar este modelo, pero terminó siendo citado una y otra vez por la comunidad “científica” como un modelo clásico y establecido.