Todo aquello que está mal

Esta semana tuve dos conversaciones que tuvieron momentos que podría clasificar de reveladores, si no fuera porque en realidad reflejan cosas que siempre he sabido, que muchos de ustedes saben, y de las que hemos hablado muchas veces en este espacio.

La primera fue con un proveedor tecnológico nuestro, durante la charla él me dijo: “te voy a hablar en términos más técnicos porque yo sé que te manejas bien con la tecnología”.

La segunda fue con un amigo académico, que me contó sobre cursos de programación a ejecutivos que realiza su universidad. Lo notable era encontrar cómo estos ejecutivos se asombran de lo difícil que es programar y que recién ahí entienden las estimaciones que les dan los equipos de desarrollo y que ellos encuentran exageradas.

Sobre lo primero tengo que decir que no me extraña, pero la lamento. Es una lástima que los encargados de tomar las decisiones tecnológicas de las empresa, aquellos que compran tecnología, aprueban la adquisición de una licencia de software determinada sepan muy poco de tecnología. Pero se da, y en demasiadas instituciones.

Lo segundo, es consecuencia de lo primero. Sería interesante hacer un catastro de cuantas áreas TI dependen de ejecutivos con formación de ingenieros comerciales, o de otras áreas, sin la mínima formación en desarrollo de software.

Eso es una parte importante de todo lo que está mal en la industria nacional tecnológica. Está muy mal y algo debemos hacer al respecto.

¿Te gustó?

Puedes auspiciar este blog en Patreon:   Become a Patron! Con tu apoyo puedo mantener esta plataforma activa y generar más contenido.


Avatar
Eduardo Díaz
Autor

Ingeniero, autor, emprendedor y ejecutivo chileno. Apasionado programador.

comments powered by Disqus
Siguiente
Anterior

Relacionado