Historia de un Bug

El siguiente texto es una traducción de este apunte en Reddit publicado por el usuario RobotJoe:

Alguien te asigna un bug. "La luz de la sala de conferencias en el piso veintiséis está encendida. Se requiere que esté apagada".

Una nota en el bug dice, "esto debería tomar unos cinco minutos. Es tan sólo mover un interruptor."

Vas a la sala de conferencias del piso veintiséis. La luz está encendida, pero no hay un interruptor para luz en la sala.

Así que te preparas para instalar uno. Pero el diseñador dice que podrías arruinar la estética de la sala. Además las paredes son de concreto. Con las herramientas adecuadas podrías instalar el interruptor, pero nadie aprobará la compra de las herramientas adecuadas. Sin las herramientas adecuadas el trabajo tomaría unos dos días. Ellos quieren que se haga esto ahora, porque tienen miedo que en cualquier minuto el CEO decida ir al piso veintiséis y se le ocurra entrar a la sala de conferencias y pregunte por qué diablos la luz está encendida.

Y ahora estás recibiendo emails preguntando por qué la luz no ha sido apagada aún.

Así que debes detenerte y enviar un email grupal para explicar la situación, y en varias personas cunde el pánico y empiezan una cadena de emails.

Sabes que si esperas que el problema sea corregido por alguno de los que está discutiendo en la cadena de correos este no será resuelto. El bug tiene tu nombre, y tiene fecha de hoy, así que estás en un problema si no lo resuelves. Así que te subes al entretecho del piso veintiséis, encuentras los cables de luz, los cortas y los aíslas. Al fin, problema resuelto.

Con el fin de calmar el pánico en la discusión por email, reportas que has resuelto la incidencia.

No escuchas nada más por un tiempo.

Entonces todos expresan su preocupación de que ahora la luz no puede ser ni encendida ni apagada. ¿Qué pasa si el CEO quiere tener una reunión allá? Así que esto es lo que te piden que hagas: quieren tirar unos cables desde las luces hasta el sótano del edificio. Cuando alguien necesite que las luces se enciendan o apaguen te contactarán, y tu tendrás que correr al sótano a conectar o desconectar los cables.

Protestas por lo ridícula de la solución. Tu jefe dice, "Sí, lo sé no es el ideal. Pero es la única solución que tenemos ahora."

En este punto te das cuenta que tienes una elección. Podrías hacer lo que te piden o renunciar en protesta y encontrar otro trabajo. Pero te das cuenta que una vez que empieces un nuevo trabajo puede que te pidan hacer algo tan idiota o quizás peor.

Así que tiras los cables desde el piso veintiséis al sótano. Cuando llegas al sótano ves docenas de cables colgando de las paredes, de toda la gente que ha tenido que hacer lo mismo antes. (Así que de ahí viene la idea). Colocas los cables y los etiquetas lo mejor que puedes, con una breve apología para quien quiera que le toque lidiar con esto después.

Cuando vuelves a tu escritorio te encuentras con un mensaje. QA ha reabierto el bug. Dice, "Veo luz".

Vas a la sala de conferencias en el piso veintiséis. La luz está apagada. Vuelves a tu escritorio y cierras el bug, reportando que lo verificaste en persona.

QA reabre el bug de nuevo. "La sala aún está iluminada", dice. Después de revisar la ampolleta apagada una vez más, se lo cuentas a tu jefe, quien sugiere que bajes al sótano y revises los cables. Protestas diciendo que estás viendo la luz y está apagado. "Lo sé, pero es la manera que tienes de decirle a QA que revisaste todo".

Así que suspiras y te diriges al sótano. Te aseguras que los cables no están conectados. Las puntas están aisladas. Y no tocan nada que pueda conducir electricidad.

Reportas a QA que has revisado los cables, que no están conectados y que revisaste la ampolleta, la que estaba apagada.

"No quise decir la ampolleta", responde QA. "El bug es sobre luz en la sala. Todavía hay demasiada luz. ¿No podrías cerrar la persianas?"

Respondes que las persianas no están bajo tu control, y que el bug especifica que la luz se apagó.

Sin creerte, QA envía un mail grupal preguntando si las persianas están cubiertas por el bug.

Pasa un tiempo antes que sepas algo. Finalmente alguien de la cadena de mail te llama.

"En teoría", pregunta, "¿podría alguien participando en una reunión en la sala de conferencias del piso veintiséis abrir o cerrar las persianas por si mismo si es que hubiera mucho brillo o demasiada oscuridad?"

Sí, podrías, respondes.

"¿Cómo, una persona ordinaria? ¿No te necesitarían para hacerlo?"

Sí, una persona ordinaria. No, ellos no te necesitarían. Cualquiera puede hacerlo.
"Bien. Excelente. Entonces dejaremos eso por ahora. Programaré una breve reunión* *sobre el asunto de las persianas."

Así que el bug se cierra. Ahora. el CEO, habiendo detectado algo sospechoso con toda la discusión y tanta actividad furtiva alrededor de la sala de conferencias del veintiséis, quiere tener una reunión allí. Recibes varios emails llenos de pánico solicitando que enciendas la luz.

Bajas el sótano, conectas los cables, y vuelves a tu escritorio, para encontrar treinta y dos nuevos mensajes en tu bandeja de entrada. "Algo está mal, la luz está apagada", "hay un problema, no hay luz", "Estás recibiendo estos emails?" y así.

El email treinta y dos dice: "No importa, la luz está encendida".

Este proceso se repite más o menos igual cuando es momento de apagar la luz.

Pero si hay una buena noticia es esta: después de la reunión, todos se olvidan de que hay una sala de conferencias en el piso veintiséis, así que nunca más tendrás que hacer nada sobre ella otra vez.

¿Te gustó?


Autor

Ingeniero, autor, emprendedor y ejecutivo chileno. Apasionado programador.

comments powered by Disqus
Siguiente
Anterior

Relacionado