¡No se puede!

¡No se puede! ¿Cuantas veces hemos escuchado esa frase? ¡Esa maldita frase!

Tienes listo tu desarrollo, la gente del área comercial o de procesos está feliz, las pruebas han sido un éxito, va todo de acuerdo al cronograma y cuando vas a sistemas para empezar a negociar fecha de paso a producción te encuentras con el famoso “¡no se puede!"…

Cuando las fuerzas rebeldes necesitan de los Jedis, estos sólo ponen problemas. ¡Ayúdame Obi Wan!, ¡No! es la respuesta inesperada.

Bueno, los desarrolladores estamos pagando culpas, porque hasta hace unos años atrás teníamos la misma actitud con los usuarios. Porque simplemente estábamos equivocados, acostumbrados a un proceso secuencial lineal: levantar requerimientos, analizar, diseñar, construir, probar y entregar. ¡Ay, si al pobre usuario se le ocurría cambiar de opinión! La compilación era una acto sagrado, que tomaba tiempo, cada linea de código era cuidadosamente pensada, meditada, producir 10 lineas de código al día era la norma en aquella época. Si un usuario se nos acercaba pidiendo un cambio, después de que había sido cerrado el diseño, ¿qué cara poníamos? ¿cuál era nuestra respuesta?

¡No! No se puede! ¡Cómo se te ocurre pedirme eso! ¡Siempre no!

Pero, cambiamos. Nos adaptamos, comprendimos que estábamos engañados, que el método de la cascada era toda una tomadura de pelo, un error de comprensión de lectura, y nos volvimos ágiles.

Nuestra manera de desarrollar ahora es más rápida, somos más flexibles, release early - release often, fail fast, worst is better, son nuestros mantras ahora.

Acercarnos al negocio, aportar valor, somos parte esencial del negocio actual, sabemos nuestro rol, estamos orgullosos de nuestro aporte como desarrolladores, queremos hacer más cosas, mejores, más rápido, liberar aplicaciones, incorporar nuevas tecnologías. Pero chocamos con la gente de sistemas (operaciones). Es la lucha entre los devs y los ops.

Developers and operations professionals are often at odds. Developers want to release software more frequently; operations professionals want to protect the stability of the infrastructure.

Tenemos metas y enfoques distintos. Si miran el diagrama de roles y funciones en las capas de Hoff queda clara la razón.

Los devs estamos en las capas más cercanas a las necesidades del negocio. Los ops están más cerca del fierro, del hardware.

The last thing many application developers want to do is have a sit-down with the ops guys. Besides which, they don't understand. Sure, the ops guys efforts are critical to our applications because they have to run on something. But, developers should look to spend more of their time getting closer to the business, not getting closer to the hardware. I fully acknowledge that there is a need for quicker and less-rickety deployment processes.

La verdad es que no queremos preocuparnos de los detalles, de la problemática de la infraestructura.

Hay gente que propone como solución algo llamado DevOps. La idea es limar asperezas entre devs y ops, logrando que trabajen en armonía.

Para entender estas diferencias entre dos bestias tan distintas como devs y ops, voy a recurrir a la conceptualización que hace Jeff Atwood, en que compara a los devs(desarrolladores) con vampiros, y a los ops (sysadmin) con hombres lobos.

Los programadores son como vampiros. Permanecen frecuentemente despiertos toda la noche, pálidos como la muerte misma, y generalmente temerosos de exponerse a la luz de día. Y claro, se sienten (o al menos piensan de su código) que son inmortales.

Los administradores de sistemas son como hombres lobo. Pueden parecer gente común y corriente, pero son increíblemente fuertes, prácticamente invulnerables a lo que podría matar a la gente común y corriente, y propensos a extrañas transformaciones durante un “apagón de luna”. ...

El arte de manejar vampiros y hombres lobos, me parece, es asegurar que no gasten su tiempo peleando entre ellos, sino que, usando sus poderes sobrenaturales logren una meta en común, que no podrían de otro modo. En mi experiencia, cuando los programadores y los administradores de sistemas pelean es porque están aburridos. No les has dado un trabajo suficientemente desafiante, uno que requiera el uso totalmente combinado de sus habilidades únicas para lograrlo.

Puede que tenga razón, miren este op gruñón, quizás sólo está aburrido, y por eso dice tanto que no se puede, quizás sólo quiere un poco de atención…

Otra posibilidad es aislar totalmente devs de ops. Es lo que propone gente como Mike Gualteri

But, I think DevOps is a step backward. Instead I propose NoOps. The goal of NoOps is also to improve the process of deploying applications. But, NoOps means that application developers will never have to speak with an operations professional again. NoOps will achieve this nirvana, by using cloud infrastructure-as-a-service and platform-as-a-service to get the resources they need when they need them. Of course, this is not just about getting virtual machine instances. It is also about release management. Ops can run this public, private, or hybrid infrastructure and give developers the tools they need to responsibly deploy applications faster.

O Adrian Cockcroft, de Netflix, quien expone extensamente en este post su posición sobre NoOps.

Esto es interesante, la idea es no tener que ver más la cara del gato gruñón, que siempre dice que no se puede. La idea es aislarlo, así como el gato de Schrödinger, dejarlo encerrado en una caja que llamamos Cloud.

La meta de NoOps es, al igual que devops, mejorar el proceso de despliegue de aplicaciones. Pero, en NoOps los desarrolladores ya no hablan con los profesionales de operaciones. Es el nirvana, porque flotamos en una nube. Mediante la infraestructura como servicio, o plataforma como servicios, los desarrolladores adquiere los recursos que necesitan en forma dinámica. Esto es más que crear instancias de máquinas virtuales. Es administrar el proceso de despliegue y liberación de las aplicaciones a producción. Ops se preocupa de correr, monitorear y configurar esta infraestructura de nube (sea pública, híbrida o privada), y de entregarle a los desarrolladores las herramientas que necesitan para pasar a producción más rápidamente las aplicaciones, en forma responsable, por supuesto.

Significa que los ops dejan en manos de los desarrolladores la decisión de pasar a producción las aplicaciones, cuando ellos quieran, significa empoderar al desarrollador. Liberarlo de tener que preguntar si se puede o no se puede. Significa dar más valor al negocio, porque podemos responder más rápido al cambio.

Esto es algo que necesitamos, así que amigos ops ¡pónganse las pilas! Trabajemos para lograr esto, necesitamos su ayuda, estoy seguro que estarán felices administrando, monitoreando, y preparando nuevas herramientas que permitan el despliegue rápido de aplicaciones, sé que se puede, se que sí se puede.

¿Te gustó?

Puedes auspiciar este blog en Patreon:   Become a Patron! Con tu apoyo puedo mantener esta plataforma activa y generar más contenido.


Autor

Ingeniero, autor, emprendedor y ejecutivo chileno. Apasionado programador.

comments powered by Disqus
Siguiente
Anterior

Relacionado