Empatía y el desktop linux

Al responder la pregunta sobre ¿qué mató al desktop de Linux? Miguel de Icaza propone dos dimensiones: (a) las cosas cambian muy rápidamente, quebrando tanto el software abierto como el propietario, (b) incompatibilidad entre las distintas distribuciones de Linux.

La afirmación de Miguel de Icaza es tramposa, porque da por muerto algo que algunos cuestionan si alguna vez estuvo vivo, o para otros todavía no es un tema zanjado. Pero la verdad es que muchos desarrolladores que operaban con Linux como escritorio se han cambiado a Mac OSX. ¿Por qué?

Porque lo curioso es que Mac OSX, con todas sus bondades desde el punto de vista de usabilidad, integración con el hardware, y su integración con otros dispositivos de su ecosistema, es una trampa en términos de libertad, al menos como la entienden muchos hackers más fundamentalistas defensores del software libre (de esos que les gusta hablar de Gnu/Linux, por ejemplo).

Yo creo que el problema del desktop de Linux tiene su raiz en un fenómeno que tiene que ver con la empatía, o para ponerlo en términos más caricaturescos esa suerte de “aspergización de la tecnología”1 en que caemos en informática. Cero empatía con el usuario, lo que importa es la diversión intelectual, la arquitectura por la arquitectura, la tecnología por la tecnología.

La arquitectura tiene que ver con pensar los ambientes que usarán los seres humanos, y para desarrollar una arquitectura uno debe tener una noción de cuales son las necesidades humanas, y una necesidad básica es tener un grado de seguridad y estabilidad, junto con la necesidad de que la arquitectura cubra las necesidades básicas, que no nos obligue a preocuparnos de cosas que deberían estar cubiertas.

La clave está en estos párrafos de lo que dice de Icaza:

“En mi caso, me enamoré del iPhone, así que usar un Mac de forma diara era una necesidad. Habiendo participado en los esfuerzo por el Escritorio de Linux, me sentí profundamente culpable por que me gustara OSX y empezara a trabajar mucho más con este.

La compatibilidad hacia atrás y la compatibilidad entre distribuciones de Linux no es un problema sexy. Ni siquiera es un problema remotamente interesante de resolver. Nadie quiere hacer ese trabajo, todos quieren innovar, y ser responsables por la próxima nueva característica de Linux.
Así que Linux se quedó con idealistas que querían diseñar el mejor sistema posible sin preocuparse por los detalles aburrido como el soporte y la compatibilidad hacia atrás.

Mientras tanto, ustedes podrán correr PhotoShop 2001 que venía cuando XP fue lanzado en WIndows 8. Y aún pueden correr viejas aplicaciones OSX en Mountain Lion.

En febrero asistí a FOSDEM y dos de mis querido amigos estaban riéndose excitados por sus planes para liberar un nuevo sistema que forzará a modificar a muchas aplicaciones para que puedan seguir operando. Ellos tienen una hermosa visión para resolver un problema que nunca pensé que teníamos, y que probablemente no le importa a ningún usuario final , pero todo usuario del escritorio de linux tendrá que pagar el precio.

Ese día dejé de sentirme culpable sobre mi nuevo amor por OSX.”

Lo que nos dice Miguel de Icaza es que la gente que está trabajando en Desktop de Linux no está interesada en el costo que signifique para el usuario final las modificaciones que tengan que hacer a su entorno, porque lo que les importa es buscar un ideal tecnológico que poco tiene que ver con las necesidades del usuario. De empatía, nada.


  1. No pretendo ofender a nadie, a lo que me refiero es a que se ha creado una suerte de mito con respecto al Asperger, al grado de creer que es positivo ser desconsiderado o inadaptado socialmente mientras seas inteligente, o que se le excuse su falta de empatía porque después de todo es una “condición”, cuando sospecho que en muchos casos simplemente abusan de este término para que les toleremos. ↩︎

¿Te gustó?


Autor

Ingeniero, autor, emprendedor y ejecutivo chileno. Apasionado programador.

comments powered by Disqus
Siguiente
Anterior

Relacionado