¿Qué es la Energía?

¿Qué es la energía? Pregunte a cualquier adulto educado en su entorno, y anote las respuestas. Incluso si tiene una formación científica puede que la respuesta no sea tan clara. Es la capacidad para realizar un trabajo, sería la respuesta más formal que se podría encontrar.

La pregunta no es para nada ociosa, porque después de todo importantes decisiones se están discutiendo en estos momentos, sobre como mantener el suministro de la matriz energética de nuestro país, por ejemplo. Si debemos invertir en centrales nucleares, o si se deben usar formas de energía renovables no convencionales. Y cuando escucho ese pomposo término me pregunto si aquellos que lo inventaron tienen idea de qué diablos es la energía que tienen que agregarle el inadecuado y redundante adjetivo de renovable.

El problema está probablemente en nuestra educación, porque hay que decirlo, si la educación en matemáticas y lectura ya es mala, imaginen lo que pasa con la ciencia, y lo malo es que se defienden posturas con conceptos inexactos, deficientes. Muchas veces los argumentos son medievales, sacados de algún viejo tratado nigromántico, o de algún manual de alquimia, y poco tienen que ver con la realidad como es entendida por la ciencia moderna. Y si estos conceptos fundamentales están mal, ¿podemos esperar que las decisiones que se tomen sean las correctas?

El siguiente texto de Richard Feynman espero que sirva  para exponer un poco mejor mi punto.

“...Un libro de primero de primaria comienza la primera lección de una manera desafortunada para enseñar ciencia, que da una idea errónea de lo que ella es. Ilustra un perrito de juguete de cuerda, luego una mano que lo acciona y finalmente al perrito en movimiento.  Bajo la última figura se pregunta: “¿Qué lo hace mover?".  Luego aparece la foto de un perro verdadero y la misma pregunta, y así mismo después con una lancha de motor, etc.  En un principio creí que la idea era que la ciencia tiene aspectos físicos, biológicos y químicos, pero no era esto.  La respuesta que aparece en la “guía” del maestro es “la energía lo hace mover”.

El concepto de energía es muy sutil y de difícil comprensión.  Es decir, no es fácil entender la energía lo suficientemente bien como para utilizar el concepto en forma tan correcta que se pueda deducir algo a partir de él; escapa al nivel de primero de primaria.  Esto es equivalente a decirle al niño cosas como “Dios lo hace mover” o “el espíritu lo hace mover”, o “la movilidad lo hace mover”; más aún, se podría decir igualmente “la energía lo hace parar”.

Veamos otro aspecto.  Si se trata de definir energía, el asunto puede invertirse; podemos decir que si algo se mueve posee energía, pero no que lo que lo hace mover es la energía; es una diferencia tan sutil como en aquel enunciado de la inercia.  Quizás se puede aclarar más de la siguiente manera: si se pregunta a un niño qué hace que el perro de cuerda se mueva, debe pensarse en lo que respondería una persona común y corriente; podría ser: “el resorte enrollado trata de desenrollarse, con lo cual acciona el mecanismo”.  ¡Qué buena forma de iniciar un curso de ciencia!.  Desbaratemos el juguete, veamos cómo funciona, observemos el mecanismo, los engranajes, la forma como fue armado, la ingeniosidad de los que diseñan estos y otros juguetes; sería excelente.  Pero la respuesta del texto es desafortunada pues pretende enseñar una definición y no enseña nada.  Supóngase que un estudiante dijera: “yo no creo que sea la energía lo que lo hace mover”.  ¿Hacia donde se orientaría la discusión después de esta respuesta?

Lo que considero grave es que en la primera lección se enseñe una fórmula mística para responder preguntas.  El libro trae otras semejantes: “la gravedad lo hace caer”, “la suela de los zapatos se gasta por la fricción”.  Decir simplemente que es por la fricción es triste, eso no es ciencia.

Algunas veces mi padre utilizó en sus conversaciones el término energía pero solo después de que yo tenía alguna idea acerca de ésta.  Lo que él hubiera hecho con el perrito de juguete para dar la misma lección, habría sido decir: “Se mueve porque el sol brilla”.  Yo hubiese respondido: “No.  ¿Qué tiene que ver en esto el brillo del sol? Se mueve porque yo he enrollado el resorte”.  “Muy bien, pero ¿por qué has podido moverte para enrollar la cuerda?".

“Me alimento”.

“Bien.  ¿Qué comes?”

“Plantas”

“Y ¿cómo crecen las plantas?” “Pues porque el sol brilla”

Lo mismo sucede con el perro y con la gasolina, en la cual la energía de sol es capturada por las plantas y preservada en la tierra.  Muchos otros ejemplos terminan con el sol y vemos cómo la misma idea que el texto trata de enseñar se puede exponer en forma motivante: todas las cosas que vemos se mueven, lo hacen porque el sol está brillando.

Así se explica entonces la relación de una fuente de energía con otra.  Puede que el niño lo niegue y diga: “yo no creo que sea porque el sol brilla”.  Se iniciaría entonces una discusión, esta es la diferencia, después podría retarlo con las mareas y con lo que hace que la Tierra gire, y nuevamente tendríamos algo misterioso que afrontar”.

El texto de donde saqué este fragmento se llama “Qué es ciencia”, y hay una copia en la UNAM. De lo que habla el texto es de educación, y también de energía. Porque lo que hay que hacer es educar a la gente, para que entienda de que hablamos cuando hablamos de energía, porque es importante, porque les afecta. La educación es la clave, y nos podría evitar desastres, energéticos y ecológicos.

Yo creo que hay que partir por entender de  que hablamos, no basta con decir que el país necesita más energía, si no tenemos claro que es eso que llamamos energía.

Si la energía no se crea ni se destruye, ¿no es un tanto ridículo pedir que sea renovable? ¿Y qué quiere decir ese principio de que la energía no se destruye?, entonces ¿por qué hay escasez de energía?, ¿realmente hay escasez de energía?, ¿de donde viene el calentamiento global, y qué relación tiene con la energía?, ¿realmente ahorro energía si desenchufo el televisor? ¿se puede ahorrar la energía?

Si no entendemos la sutileza del concepto de energía, ¿cómo estamos seguros que nuestras ideas sobre su uso, o mecanismos de generación son los adecuados? ¿Que consecuencias tienen nuestras decisiones sobre algo que no se entiende?, ¿entienden los que debaten estos temas de lo que están hablando?, ¿entienden los que deciden construir o dejar de construir centrales de energía lo que hacen?, tengo mis dudas...

¿Te gustó?


Autor

Ingeniero, autor, emprendedor y ejecutivo chileno. Apasionado programador.

comments powered by Disqus
Siguiente
Anterior

Relacionado