Se trata de educación, ¡estúpido! (*)

La anécdota que cuenta Christian es muy esclarecedora:

Voy a contarles una pequeña anécdota: tiempo atrás, la hija adolescente de una amiga nos pidió el PC familiar para hacer un trabajo escolar, ya que carecía de uno en casa.
Consciente de ello me ofrecí a enseñarle cómo se usaba, pero la chica desechó mi iniciativa encendiendo el computador, lanzando Word, Firefox y ——— - subrepticiamente - Messenger antes de que siquiera pudiera indicárselo.
Regresé a mis asuntos, pero pronto escuché su llamado desde la habitación contigua. Mientras acudía me sonreí pensando en qué la habría detenido. ¿No sabría configurar la impresora? ¿Se le habría extraviado la opción de interlineado?… nada de eso:
“Oye, Christian - me preguntó con el documento todavía en blanco - ¿cómo se redacta una introducción?"…

Hemos tenido diferencias sobre este tema con Christian, pero él la tiene clara, como me gustaría que otros la tuvieran igual de clara.

No se trata de regalar computadores a los niños con mejores notas, ya he dicho que mejor sería que les regalaran una PlayStation.

Por eso que Walter Bender y otros se fueron del proyecto OLPC y formaron Sugar Labs, porque el tema, se resuelve con software, no con hardware.

Sí, lo que hizo el gobierno es algo bueno, pero al estado le debemos exigir que haga algo más que caridad, porque se trata de crear un proyecto educativo! De enseñar a pescar, no de regalar pescado.

No hay que enseñar a usar Word, hay que enseñar a redactar, hay que enseñar a pensar, pero bueno, pensar significa esfuerzo, y ya nadie se dedica a esto.

(*) Nota, el título hace referencia a la famosa frase “it´s the economy, stupid!"

¿Te gustó?


Autor

Ingeniero, autor, emprendedor y ejecutivo chileno. Apasionado programador.

comments powered by Disqus
Siguiente
Anterior

Relacionado