El analfabetismo digital del ministro

Reconocer la ignorancia puede ser positivo, agradecemos que alguien nos informe que es ignorante en forma oportuna, porque esa honestidad a tiempo nos permite tomar una decisión.

Por ejemplo, si la persona, que ha sido nombrado como profesor de historia de nuestros hijos, reconoce su ignorancia en estas materias, se lo agradeceríamos, siempre que ese reconocimiento fuera antes de asumir su cargo. Pero si nos enteramos después, cuando un año de enseñanza de nuestros hijos se ha perdido, en realidad esa honestidad no sirve, ni se agradece, al contrario, nos despierta una profunda indignación. (Esta situación no es tan hipotética como parece, ocurre muchas veces en los colegios de nuestro país)

La ignorancia de las autoridades es preocupante, y no estoy hablando de la falta de conocimientos técnicos específico, que para eso tienen asesores y un equipo de apoyo. Lo que todos esperamos es que nuestras autoridades cumplan ciertos criterios mínimos de competencia. Esperamos que no sean analfabetos funcionales y que tengan cierta preparación mínima, y apta para trabajar en el mundo contemporáneo.

Por eso que preocupan las declaraciones del ministro secretario general de gobierno:

“Yo de computación no entiendo nada, apenas sé que hay algo que se llama hacker. Soy un analfabeto tecnológico”.

Porque él la plantea con toda honestidad, soltura, y sin verguenza alguna, casi como si fuera una gracia, algo que lo distinguiera. Verguenza debería darle al ministro.

Pero me preocupa que diga eso, porque lo que pasó es muy delicado.

Que se filtren los datos personales de millones de chilenos es muy grave, porque además todos esos datos provienen de instituciones del gobierno.

Es cierto que nuestra legislación y el estado de la protección de los datos personales en Chile es lamentable. Incluso hay más datos que los mencionados circulando hace mucho rato, y nadie ha hecho nada. ¡Existen bases de datos con información sensible que pueden ser comprados sin problemas, porque legislaciones deficientes lo permiten!.

La razón por las que las autoridades no se preocupan de los problemas de protección de datos de identidad fue confesada hoy, y con toda honestidad.

Nuestras autoridades no entienden que este es un problema grave, reconocen que son incapaces de leer y entender las implicancias de que los datos personales de millones de chilenos se filtren por internet.

Si el ministro apenas sabe lo que es un hacker, ni hablar de robo de identidad (identity theft).

Ser analfabeto significa ser incapaz de leer y de entender, y eso es grave en una autoridad de gobierno, ¿qué piensan ustedes que se debería hacer con una autoridad así?

En Alemania hace poco un grupo de hackers clonaron la huella digital del ministro del interior,

pues bien, en Chile es posible clonar la identidad digital de nuestro ministro secretario general, y la verdad es que no costaría mucho.

¿Tendremos que esperar a que aparezca una “prueba de concepto” para que el ministro se de cuenta del costro de su analfabetismo digital?

Por eso que después firman acuerdos polémicos, es puro analfabetismo digital.

Actualización, demostrando que El Mercurio no solo miente, sino que además es estúpido, me acabo de enterar que el “decano de la prensa” (ja!) publicó una foto con los links a donde se puede descargar la información, y lo peor, es que la información todavía está disponible para ser descargada.

¿Te gustó?


Avatar
Eduardo Díaz
Autor

Ingeniero, autor, emprendedor y ejecutivo chileno. Apasionado programador.

comments powered by Disqus
Siguiente
Anterior

Relacionado