La otra brecha

a constitución política chilena decía, hasta 1999, que todos los hombres son iguales, a partir de esa fecha dice que los “hombres y las mujeres” son iguales ante la ley ( ley 19.611).

Considero que la tecnología es una de los grandes motores del cambio cultural, y cuando discuto de estos asuntos siempre elijo como ejemplo la píldora anticonceptiva.

mujer.jpg

Si preguntan a un grupo de personas cuáles consideran que son los grandes cambios tecnológicos que han cambiado a la sociedad, la respuestas incluirán a la imprenta, la televisión, la escritura,la rueda, y por supuesto internet. Pero es raro que nombren a la pildora anticonceptiva, o los metodos anticonceptivos en general. No sé si será machismo, pero se tiende a olvidar el impacto de esta tecnología.

Cuando se habla de la píldora anticonceptiva casi siempre se la asocia a minifaldas, hippies, y amor libre. ¡Como si la revolución sexual fuera el único efecto que tuvieron los anticonceptivos en nuestra sociedad!

¿Pero han meditado el tremendo impacto positivo que eso significó para la mitad de la civilización?

¡Es sorprendente!, porque este adelanto tecnológico es relativamente reciente. Antes la mujer no tenía libertad de decidir el momento en que se dedicaría a la maternidad. De hecho, se consideraba que su único y exclusivo rol era ser madre. Sí, habían mujeres que trabajaban, intelectuales y científicas, pero eran muy pocas. Busquen en los libros de historia, y verán que salvo grandes reinas y emperatrices (todas madres), la participación de la mujer es menor, no porque no estuvieran allí, sino que ellas han llevado el gran peso de sostener a las familias, en su rol de madres.

bebe

Los métodos anticonceptivos son uno más de los muchos avances en salud que la tecnología nos ha dado. La mujer no sólo puede elegir cuando ser madre, sino que también sabe que al momento del parto su hijo sobrevivirá. Las familias antiguas tenían que tener muchos hijos, porque debían aumentar las posibilidades de sobrevivencia de sus genes. Ya no es necesario traer tantos hijos al mundo, porque sabemos que ellos pueden sobrevivir mejor que hace 60 0 100 años atrás, así que no tenemos necesidad de traer a sufrir a este “valle de lagrimas” a niños no deseados.

Pero eso funciona con los que tienen acceso a esta tecnología. Porque las brechas tecnológicas se dan en muchos niveles. En realidad las brechas tecnológicas, son brechas sociales.

En muchos países aún los pobres tienen muchos hijos, para aumentar las posibilidades de sobrevivencia genética. Muchos niños siguen muriendo mientras los más fuertes de sus hermanos sobreviven. Muchas mujeres violadas, tienen que decidir entre abortar o no, otras asustadas ante la posibilidad de tener un hijo que no se sienten preparadas a recibir también se encuentran en dilemas similares. Mientras las hijas de la alta sociedad ni se cuestionan, acuden a la farmacia y tienen acceso a la tecnología que les impide tener ese hijo no deseado.

La verdad, es que esta, como todas las tecnologías, tiene su propia brecha, y alguien tiene que hacer algo para tratar de superarla. Eso es lo que hacen los programas de salud. No se trata de estar contra la vida, sino de dar justicia, de permitir el acceso a una tecnología que da libertad, y que asegura que los niños que llegan a nuestro mundo son deseados y queridos. Que llegan cuando sus madres se sienten seguras de recibirlos, preparadas para ese maravilloso momento.

Hoy, en mi país, que un grupo de señores, al parecer, ha decidido que muchas mujeres modestas pierdan esa capacidad de decidir sobre su cuerpo y pierdan su libertad, los que se autoproclaman defensores de la libertad privan a la mujer de una de sus libertades más preciadas, y quieren hacernos retornar al pasado más oscuro, donde los niños no deseados serán destrozados en los úteros y botados como desperdicios, ellos que están contra el aborto, se convierten en cómplices de los miles de abortos que vendrán, ante la desesperación.

La ignorancia mata, que cierta es esa frase.

Lee también:

Quemar Las Naves: Talibanes prohiben la anticoncepción en Chile
El Francotirador: La verguenza del día antes.
Simenon: No Señores, No de nuevo
Paula.cl: El sermón del día despues
El Medio Blog: Ahora los jueces se meten en la cama

¿Te gustó?


Autor

Ingeniero, autor, emprendedor y ejecutivo chileno. Apasionado programador.

comments powered by Disqus
Siguiente
Anterior