¿Menos papel?

En tiempos prehistóricos el 60% de la superficie terreste estaba cubierta por bosques, hoy en día se ha reducido al 30% y sigue disminuyendo.

Un millón de páginas sin imprimir salva 85 arboles generadores de pulpa.

Para producir una tonelada de papel se gastan aproximadamente 1.400 litros de petróleo.

Los norteamericanos gastan tanto papel al año, que se podría hacer una muralla de papel de 3,6 metros de altura desde Nueva York a California

(fuente:  http://www.lisashea.com/lisabase/aboutme/paperusage.html)))

Lo cierto es que el uso de papel ha aumentado producto del uso de las T.I.

Vamos a explorar este tema en los próximos posts, pero para empezar veamo que pasa con un proyecto modernizador implementado en Chile.

Factura Electrónica y uso del papel

En Chile tenemos  factura electrónica. A pesar de las ventajas de este sistema, no sabemos realmente el impacto en el uso del papel generado por este novedoso instrumento tecnológico.

Obtener copias de una factura electrónica es más sencillo ahora, y por lo tanto puede que se estén imprimiendo muchas copias innecesarias de estos documentos.

Es más, como el sistema permite saltarse el timbraje de documentos, las empresas pueden emitir más facturas (papeles) que antes, y con más facilidad. El costo de la factura efectivamente ha disminuido, porque ya no se necesita de la imprenta, ni del trámite en el Servicio de Impuestos Internos.

Las cuentas de servicios son facturas electrónicas, que te pueden llegar por correo electrónico, si una empresa de servicios te ofrece el envío de la factura o boleta por email, aprovecha ese medio, es más fácil de almacenar, organizar y no tienes porque imprimirla. Hay personas que imprimen la boleta para ir a pagarla, es mejor usar medios de pago electrónicos, o pagar en el cajero automático.

Pero, nuestros legisladores se empeñan en aumentar el gasto del papel. Resulta que la Ley 19.983 concede título ejecutivo a las facturas, con esto se introduce una copia adicional que debe ser firmada por el receptor de la misma. De este modo, con este “recibo firmado” es posible exigir el pago de la factura (la factura se puede protestar, por ejemplo).

Esta ley considera una versión electrónica de esta copia, que requiere de firma electrónica, por supuesto.todo esto está  normado por el Servicio de Impuestos internos.

Sin embargo, conozco casos en que las empresas, pese a tener sistemas de factura electrónica, prefieren imprimirlas, enviarlas físicamente a los acreedores, pedirles que firmen la copia adicional (a modo de recibo), y guardar la copia.

El mecanismo de traspaso electrónico está bien definido, pero es probable que no todos los productos de factura electrónica estén adecuados a la nueva ley, o simplemente algunas empresas no han hecho las inversiones para adaptar sus sistemas a la nueva normativa.

Es más fácil imprimir.

Como yo estoy interesado en que mi hija más chica pueda conocer los bosques, les pido que reflexionen en este tema, y no impriman esta página.

¿Te gustó?


Autor

Ingeniero, autor, emprendedor y ejecutivo chileno. Apasionado programador.

comments powered by Disqus
Siguiente
Anterior