Diez años cumple hoy este blog. Algunos dicen que los blogs nacieron en 2005 y murieron en 2006 con la llegada de Facebook y el boom de las redes sociales.

Lo cierto es que para el 2008 muchos bloggers nacionales ya habían abandonado. En Chile, de la "explosión cámbrica bloguera"  de 2005 y en particular en el filum de los blogs personales técnicos, me parece que sólo sobrevivimos  Alejandro Barros, quien cumplió diez años con su blog en junio, y yo. Aunque reconozco que Alejandro ha mantenido una mayor regularidad en su publicación. 

En estos momentos este sitio tiene 948 posts publicados. Mis libros, "La Naturaleza Del Software", "Los Enigmas de Turing" y "Akarrú" suman más de 850 unidades vendidas en Amazon, lo que me alegra mucho. A todos ustedes, que han comprado mis libros, les quiero dar las gracias por su preferencia. 

Y por supuesto gracias a todos ustedes que siguen visitando este blog. 

Evolución

Hace  530 millones de años atrás, en el periodo cámbrico, hubo una explosión de vida donde aparecieron incontables tipos de especies, que si vivieran hoy en día nos parecerían muy extrañas. Pero, en uno de esos eventos de extinción masiva que han asolado nuestro planeta, más del 90% de estas especies desaparecieron.

Mucho ha cambiado desde 2005, cuando tuvimos nuestro periodo cámbrico en los blogs. Hoy somos muy pocos los que seguimos blogueando, administrando un blog personal. Algunos blogs se tornaron en medios profesionales, pero la gran mayoría desapareció.

Recuerdo que mucha gente escribía un primer post indicando su intención de publicar cada semana algo, dos semanas después publicaban un post pidiendo disculpas por no haber publicado y volvía prometer publicaciones. El tercer artículo nunca llegaba, por supuesto.

Alguien dijo que si tu vida era muy interesante entonces no tenías tiempo para escribir un blog. Eso es una falacia, por supuesto. Puedes tener una vida muy interesante y bloguear. 

Muchos de ustedes publican sus ideas en Facebook, cuando lo hacen están blogueando. Sus comentarios en Twitter los convierten en un micro blogger. O si publican un video en YouTube están haciendo video blogging. Tal como sucedió con la vida en este planeta, los blogs no se extinguieron, sólo se transformaron en nuevas especias. Eso se llama evolución.

Como dice "la Mercedes",  cambia todo cambia, pero no cambia mi amor, por más lejos que me encuentre. Aunque la frecuencia con que escribo no es la misma que antes, las ganas de escribir aún siguen. 

De nuevo, gracias a todos, espero que nos sigamos viendo diez años más.